miércoles, 13 de diciembre de 2017

San Juan Chamula: La muerte anunciada de Domingo López, Tsetjol



Juan Balboa
San Juan Chamula, Chiapas.-Nunca se imaginó Domingo López González, Tsetjol (corta cabeza), como era llamado en San Juan Chamula, Chiapas, que las propias armas que se comercializan de forma ilegal en el municipio le quitarían la vida el pasado sábado 23 de julio; tampoco pensó que romper con los usos y costumbres y casi  90 años de gobiernos priistas lo llevarían a la tumba.

Domingo López González pasará a la historia por haber asumido en dos ocasiones la presidencia municipal de San Juan Chamula, la primera vez como candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), de 2008 a 2010, y asumió una segunda vez (2015), pero ahora como candidato del Partido Verde Ecologista de México (PVEM).
Formaba parte de grupos poderosos económicamente que dentro y fuera de San Juan Chamula son conocidos como “El poder Chamula” ("Chamula Power") que controlan la explotación de arena, tráfico de armas y de personas, la venta de carros robados, el narcomenudeo, la piratería y toda actividad ilícita en la región de Los Altos de Chiapas, principalmente en mercados y calles de San Cristóbal de las Casas, entre otras ciudades fronterizas con América Central.

Los habitantes de San Juan Chamula fueron los primeros en emigrar a los Estados Unidos en los años cincuenta. Viven aproximadamente 30 mil chamulas en La Florida, Ohio,  Dallas, pero también en California y Carolina. Muchas regresaron a sus comunidades con una cultura diferente: con una nueva forma de vestir, modismos, dinero y con artículos que nada tienen que ver su cultura Tsotsil.

Sorprende ver carros del año, camionetas todo terreno y amplias casas, muchas de ellas de dos pisos construidas con materiales finos. La migración y su vinculación con Estados Unidos provocó que nacieran en San Juan Chamulas grupos vinculados con el trasiego de armas, la venta de droga y el tráfico de personas, además de lograr el control de la venta de piratería.

Comercio ilegal de armas

Dos diagnósticos elaborados por la Procuraduría General de Justicia del Estado (en 2018 y 2011) señalaban que en el municipio de San Juan Chamula existe un comercio ilegal de armas de uso restringido, grupos dedicados al robo ilegal de vehículos, y el tráfico de ilegales y drogas, “es una constante en esa región de los Altos de Chiapas”.

El documento identifica a grupos de individuos que “actúan con fines de acaparar la actividad política y comercial  y, paralelamente, mantienen un férreo control de rutas de armas, ilegales, drogas y de negocios ilícitos que cruzan por el municipio de San Juan Chamula”.

Las autoridades judiciales de Chiapas han hecho en los últimos diez años una media docena de operativos de prevención en parajes de San Juan Chamula en donde detectaron riesgos de enfrentamiento y el comercio ilegal de armas, drogas, ilegales y robo de vehículos. De acuerdo información gubernamental, las principales comunidades en donde detectaron fue en la cabecera de San Juan Chamula, Tres Cruces, Zezeltón, Tzajaltectic, Bautista Chico, Botutalan, entre otras.

Los dos documentos coincidían en que en San Juan Chamula y un lugar conocido como la Hormiga en San Cristóbal de las Casas –habitado por expulsados chamulas- existe “armas de alto poder, individuos que actúan en grupo con fines de control político, del control de rutas y los negocios ilícitos”.

“Es por todas estas razones que el asunto en Chamula es un asunto de delincuencia organizada y también es un conflicto que tiene que ver con espacios y cotos de poder, que a su vez están relacionados con el control de negocios, algunos de ellos lícitos, ciertamente, y algunos negocios ilícitos”.

Esas armas de uso exclusivo del Ejército mexicano, como El AK- 47 o Cuerno de Chivo, fusil de asalto de calibre 7,62 mm, aparecieron el sábado pasado en la cabecera municipal de San Juan Chamula y mataron a su presidente Domingo López González, Tsetjol.

Los antecedentes de la violencia

Desde hace casi 90 años, los habitantes de San Juan Chamula elegían a un solo candidato a través de los usos y costumbres. Los tres principales barrios (San Juan, San Pedro y San Sebastián) participaban en un plebiscito para elegir a un candidato único. Siempre era el candidato de todo el pueblo y siempre fue del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Pero en las últimas elecciones de julio 2015 las cosas cambiaron. El priista Marcelino González López ganó el plebiscito y era el candidato natural, no fue así. La cúpula de Partido Verde Ecologista de México impuso como su candidato a Domingo López González, rompiendo con los usos y costumbres.

El priista Marcelino González López pierde las elecciones y Domingo López González se reelige ahora con la bandera del PVEM. El candidato del verde gana 2 a 1 (20 mil 012 votos contra 10 mil 043).

El PRI pierde su hegemonía e inicia la historia de violencia en San Juan Chamula.  El 13 de agosto del año pasado, unos mil 500 chamulas se trasladaron a Tuxtla Gutiérrez, la capital de Chiapas, para protestar por lo que llamaron “fraude electoral”, “elección de Estados” y la “compra del voto”.

Fueron desalojados con gases lacrimógenos por policías estatales y municipales que tomaron el palacio de gobierno. Los indígenas regresaron para enfrentarse con la policía. Armados con piedras, marros, varillas, machetes, palos y cohetones volvieron al palacio de Gobierno y se lanzaron contra la puerta principal. “Fuera el güero”, se podría leer en una de las mantas que colgaron.

Derribaron las rejas y vidrios de la entrada a palacio. Fueron horas de mucha tensión. Varios días protestaron los chamulas priistas encabezados por el candidato perdedor Marcelino González López, quien afirmó que el candidato del PVEM triunfo con el apoyo del gobierno estatal. “Repartió fertilizantes, compró votos y presionó a los ciudadanos”, insistió y dijo que tras el triunfo del PVEM ordeno suspender programas de apoyo a unas 100 comunidades que no votaron por el Verde.

La pugna entre los militantes del PRI y del PVEM nunca finalizo. Durante casi un año (inició el 19 de julio 2015) los desencuentros se mantuvieron. El presidente fallecido Domingo López González cada vez fue acotando su poder. Estaba literalmente acorralado, lo cual le hizo caer en graves errores.

Uno de los últimos errores fue apoyar, el 20 de junio –tres días antes de su asesinato- el desalojo del campamento de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que tenían en la carretera de cuota San Cristóbal-Tuxtla Gutiérrez.
La soledad política de Domingo López González, Tsetjol, era una realidad. En una entrevista periodística dejo en claro que el gobierno del estado lo había dejado sólo.

Entre fronteras: La muerte ronda los Altos de Chiapas, región donde “Pepe Meade” iniciará campaña



Juan Balboa
Sorprende que el precandidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la presidencia de la República, José Antonio Meade Kuribreña, inicie su campaña interna en Chiapas, en la cabecera del municipio indígena de San Juan Chamula, ubicada en la región de los Altos de Chiapas. La sorpresa es mayúscula al confirmar que lo hace en una zona que vive un conflicto agrario y político de grandes proporciones que podría desencadenar en enfrentamientos violentos.

Queda uno estupefacto al recordar que justo en San Juan Chamula fue asesinado, el 23 de julio del año pasado, el presidente municipal del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Domingo López González, Tsetjol (corta cabeza). Lo asesinaron a mansalva justo en el lugar en donde iniciará su campaña como precandidato “Pepe Meade”, mote que se ha convertido en el grito de campaña de los priistas.

Se habla, se dice, se comenta, se asegura que “Pepe Meade” decidió iniciar su campaña como precandidato en Chiapas por tres factores: Primero, quiere arrancar en donde también empezó su campaña el actual presidente de la República, Enrique Peña Nieto, en el municipio tsotsil de San Juan Chamula, cree que le dará buena suerte; segundo, le rogó al cansancio el actual gobernador Manuel Velasco Coello y, finalmente, el actual senador Roberto Albores Gleason, uno de los aspirantes a la gubernatura por el PRI, le pinto de colores de arco iris el “ambiente de paz y tranquilidad” que se vive en Chiapas, pero aún más, lo engañó diciéndole que el PRI chiapaneco era uno de los más organizados que había en el país.

Nada más falso.

La situación del PRI en el estado es un desastre: Abandono de la militancia, nula actividad política y de fortalecimiento partidista, dirigentes dedicados a sus objetivos personales, promesas incumplidas, corrupción y entrega del partido a las decisiones del gobernador Manuel Velasco Coello, quien margina a los militantes probados y fieles al tricolor para empoderar a sus hombres del PVEM.

Dos años más de lo que marcan los estatutos duró como presidente del CDE de PRI el senador Roberto Albores Gleason.

Su trabajo al frente ha dejado mucho que desear, primero porque inició su etapa como dirigente con un grupo alejado del trabajo partidista, pero cercano a sus intereses personales y marginando el trabajo con la militancia.

Poco se avanzó en los primeros dos años de su presidencia, lo que provocó preocupación, incomodidad y molestia entre dirigentes regionales, municipales y algunos sectores de la militancia de base, de los de a pie.

La preocupación y molestia se convirtió, en las elecciones de julio 2015, en rechazo y encono, principalmente porque el senador Albores Gleason dejó manos libres al gobernador Velasco Coello para que palomeara a los candidatos del propio PRI a las presidencias municipales y el Congreso local. La mayoría de los que fueron candidatos del PRI eran cercanos al PVEM y lejanos al PRI. Eso sucedió en todo el estado bajo la anuencia del senador Albores. El resultado fue que muchos priistas votaron por otro partido, entre ellos Morena.

Las elecciones fueron el parteaguas de la vida interna del partido en el estado. Gran parte de la militancia se alejo de las decisiones de la dirigencia estatal, paralizo su trabajo en los municipios y se dedicó a buscar otras alternativas políticas.

A fines del 2015 concluyó el periodo de la actual dirigencia estatal. El CEN del PRI no convocó a su renovación. La permanencia de Roberto Albores Gleason en la presidencia del Comité Ejecutivo Estatal sólo trajo mayor inmovilidad: La actividad interna es nula, los Comités municipales abandonados y la militancia camina sin rumbo político claro.

Chiapas renovará en el 2018 a todos sus representantes en el Congreso de la Unión –Senadores y Diputados-, la totalidad de los 41 diputados del Congreso local y los alcaldes en las 122 presidencias municipales. Será electo también al nuevo mandatario del estado que gobernará del diciembre de 2018 a diciembre del 2024.

El abandono del trabajo partidista por parte del senador Roberto Albores Gleason provocó descontrol, malos manejos y dirigencias municipales sin presencia política. Hay innumerables ejemplos.

lunes, 9 de octubre de 2017

Entre fronteras: Los documentos del Che negados a Castañeda




Juan Balboa

Hace exactamente 50 años, Ernesto Guevara de la Serna (Rosario, Argentina,14 de junio de 1928 / La Higuera, Bolivia, 9 de octubre de 1967), mejor conocido como el “Che”, fue asesinado en el alejado y pequeño pueblo polvoso de La Higuera.

La vida política y militar del “Che”, después del triunfo de la revolución cubana -en particular África y América del Sur-, atrajo la mirada de escritores e intelectuales de todo el mundo. Los documentos sobre su estancia en países de África y, en especial, Bolivia fue siempre un preciado botín para escritores.

Los mexicanos no fueron la excepción.

A principios de los noventa dos prestigiados escritores de México se lanzaron a la aventura de investigar con minuciosidad las etapas más importantes del llamado guerrillero heroico. De estas aventuras nacieron dos libros: el primero “La vida en rojo” de Jorge G. Castañeda; el segundo “Ernesto Guevara, también conocido como El Che” de Paco Ignacio Taibo II.



La crítica favoreció a la obra de Paco Ignacio II, la cual es juzgada como una “completísima biografía considerada como la mejor editada sobre la vida del Che”, dejando en el olvido el libro del ex canciller Jorge G. Castañeda. Coincido plenamente con la crítica y soy un enamorado de la biografía escrita por Paco Ignacio II.

Existe una gran ventaja de Paco Ignacio Taibo II sobre Jorge G. Castañeda. Los estilos son diferentes, pero son aún más diferentes los contactos que tenía cada uno en La Habana para lograr obtener los documentos guardados con gran celo por el gobierno de La Habana.

Paco Ignacio Taibo II logró que el gobierno cubano del entonces presidente Fidel Castro le permitiera acceso algunos documentos confidenciales del Che, le autorizo vía libre para poder entrevistar a personajes claves y lo contacto con otras fuentes de información pocas conocidas.

Jorge G. Castañeda no tuvo la misma suerte, tenía todo en contra a las circunstancias favorables de Taibo II. Al ex canciller mexicano no se le permitió tener en sus manos los documentos que solicitaba, menos a tener acceso a fuentes claves en la vida del Che. Castañeda siempre piso terreno minado y voló con viento de cola.

Me tocó vivir de muchas formas la historia de Jorge G. Castañeda en La Habana. Platico una de ellas, claves para entender el por qué el gobierno cubano le negó toda documentación de la vida personal, política y militar de Ernesto “Che” Guevara.

Ningún documento a Castañeda: Piñeiro

Sentado en un taburete de su casa, Manuel Piñeiro, uno de los hombres más cercanos a Fidel Castro y quien fuera el principal estratega de los movimientos revolucionarios en países del Sur y Centro América, fumaba un puro y tomaba un café cubano. Era difícil ver en su rostro alguna preocupación, pero ese día no pudo resistir la pregunta al periodista mexicano: “¿Difícil confiar en Jorge Castañeda?”. 


-¿Por qué me lo pregunta?, inquirí a Piñeiro, el hombre que diseño y puso en práctica la inteligencia y contrainteligencia del gobierno cubano y fue perseguido toda su vida por la CIA.

-Porque quiere los documentos del Che que tiene nuestro gobierno. Quiere todo. No se le dará nada, ni un papel, lo consideramos un hombre más cercano a Estados Unidos que a Cuba.

-¿Están seguros?, insistí.

La respuesta fue más que contundente:

-No sólo estamos seguro, tenemos información de contrainteligencia de nuestra gente en Estados Unidos de las actividades de Castañeda con altos funcionarios del gobierno estadounidenses dedicados a las campañas en contra de nuestro país y de sus encuentros con cubanos americanos dedicados agredir y organizar atentados a Cuba.

Eran los primeros años de los noventa, Jorge Castañeda recorría avenidas y calles de La Habana tratando de convencer al gobierno cubano, entre ellos al propio Piñeiro, de tener acceso a los archivos de Ernesto “Che” Guevara que cuba custodia como si fuera un tesoro.

El gobierno de Fidel Castro decidió no entregarle ni una sola hoja de los tesoros del Che. Le hizo ver que su cercana amistad con Washington generaba una gran desconfianza. Castañeda regresó a México sin el archivo del Che que habría de servir para su libro que más tarde publicó, pero fortaleció su alejamiento de una revolución que defendió años atrás. 

El ex subsecretario de Relaciones Exteriores, Gustavo Arugas, ya fallecido, me dijo en una entrevista realizada en la Ciudad de México que la transformación de Castañeda hacia la izquierda, hacia el comunismo, hacia los revolucionarios en América Latina y Cuba, se fue modificando por episodios.

Esas diferencias, recordaba, empezaron a partir del libro de Castañeda que se llama “Utopía desarmada”, el cual narraba la historia de la revolución en América Latina en donde deja ver como que hay una responsabilidad de la revolución cubana -Fidel Castro en particular- en el fracaso de los movimientos revolucionarios de América del Sur.

Y entonces, remata en aquella entrevista el sub secretario de Relaciones Exteriores, se fueron sus antiguos amigos, dejaron solo a Castañeda. “Nunca le dieron acceso a los documentos del Che, pero sí le dieron a otros autores mexicanos como a Paco Ignacio Taibo II, quien tuvo en sus manos los documentos del Che en su periplo por África, hasta ese momento desconocidos”. (JBC).