martes, 27 de septiembre de 2011

“Murió Fidel Castro”, difunden, una vez más, por Twitter; en La Habana causa risa.

                                                                                 


La Habana, Cuba.- Un virus cibernético mató en las redes sociales al ex presidente de Cuba, Fidel Castro Ruz.
Los rumores acerca de que el líder de la Revolución cubana había muerto o estaba muriéndose –fue abrumador los mensajes de todo el mundo- circuló a mediados del presente mes en el Twitter, la mayor  red social de comunicación por Internet.
De acuerdo con el sitio Naked Security, dedicada a la investigación de “ malware” o virus cibernéticos, confirmó que la información se había generado inicialmente a principios de agosto como un correo electrónico con el título “Murió Fidel Castro”, a continuación difundía una foto de Fidel en un ataúd.
No es la primera vez ni la última que matan al polémico líder cubano. Fidel Castro Ruz cumplió, el pasado 13 de agosto, los ochenta y cinco años de edad de puro milagro.
Por lo menos ocho de los cientos de atentados en su contra  han tenido probabilidades reales de quitarle la vida en los últimos cincuenta y dos años.
El ex presidente Fidel Castro Ruz ha vivido entre la vida y la muerte no sólo por los más de cien atentados planificados, según documentos desclasificados en Estados Unidos e investigaciones de especialistas de la contrainteligencia cubana, sino por la complicada enfermedad intestinal (diverticulitis) que lo obligó a dejar el poder presidencial, pasar varias veces por el quirófano y perder casi 20 kilos.
Probablemente el hombre nacido en Birán, ahora provincia de Holguín, el 13 de agosto de 1926 y que ha desafiado a más de 11 presidentes de los Estados Unidos – desde Dwight David Eisenhower hasta Barack Obama- morirá en la cama.
En uno de sus artículos publicados en el portal oficialista CubaDebate, en julio de 2008, Castro Ruz reconoció que un grupo de cubanos americanos encabezados por Luis Posada Carriles intentó asesinarlo justo cuando paseaba por las coloniales calles de la ciudad colombiana de Cartagena de Indias con el escritor Gabriel García Marqués y su esposa Mercedes Barcha. 
El convaleciente ex presidente cubano recuerda en su escrito que titulo “El descanso” que los anfitriones de la IV Cumbre Iberoamericana habían organizado un paseo en coche por el recinto amurallado de Cartagena.
La seguridad a cargo de su protección le sugirió no hacerlo porque existían datos de un posible atentado.
“Llamé al Gabo, que estaba cerca, y le dije bromeando:  ´¡Monta con nosotros en este coche para que no nos disparen!´  Así lo hizo.  A Mercedes, que quedó en el punto de partida, le añadí en el mismo tono:  ´Vas a ser la viuda más joven.´ ¡No lo olvida!  
Meses después las autoridades de Colombia confirmaron lo que su seguridad le había advertido: en Cartagena habían personas en el recinto amurallado con fusiles telescópicos y armas automáticas listos para emboscar al presidente cubano”.
Castro asegura que al igual que en Santiago de Chile, los hombres que habrían de jalar el gatillo “temblaron” con el pretexto de que la  “cabeza del Gabo” se interponía obstruyendo la visión.
Manuel Hevia, del Centro de Investigaciones Históricas de la Seguridad del  Estado, y el general retirado Fabián Escalante, ex jefe del contraespionaje cubano, aseguran que de acuerdo al recuento oficial los atentados preparados y que tenían probabilidades para su ejecución, con armas y hombres dispuestos, fueron 167.
Ocho estuvieron a punto de quitarle la vida al polémico líder cubano.

                         Jugar a matarlo

                                  

Una persona armada entra a una habitación en donde se encuentra el ex presidente Fidel Castro Ruz vestido con su tradicional traje verde olivo.
Una bala dorada le impacta en el entrecejo y logra su objetivo: asesinar al máximo líder de la Revolución cubana, considerado enemigo histórico del gobierno de los Estados Unidos.
La escena del asesinato del aún primer secretario del Partido Comunista de Cuba forma parte de un videojuego virtual con alta tecnología conocido como Call of Duty: Black Ops que fue lanzado, a principios de noviembre, por la empresa Activision.
El videojuego desató la ira dentro de las estructuras de poder en la isla caribeña.
“Lo que no logró el gobierno de los Estados Unidos en más de 50 años -en referencia a los planes de la CIA para eliminar al líder cubano- ahora pretende alcanzarlo por vía virtual”, señala un texto publicado el 9 de noviembre por el portal oficial Cubadebate, considerado el diario digital producido por un grupo de periodistas e intelectuales cercanos a Fidel Castro y en donde habitualmente publica sus artículos conocidos como “Las reflexiones' del compañero Fidel”.
El videojuego no es conocido por el ciudadano común de la isla, aunque fue comentado en diversos portales del país. Se desarrolla en la época de la Guerra Fría.
Los rusos (soviéticos en los años sesenta) son los enemigos y la primera misión es asesinar a su principal aliado: Fidel Castro Ruz.
La reacción del gobierno cubano no se hizo esperar. El portal oficial Cubadebate criticó ácidamente a la empresa Activision, una compañía de videojuegos con sede en California.
“La lógica de este nuevo videojuego es doblemente perversa: por un lado, glorifica los atentados que de manera ilegal planificó el gobierno de los Estados Unidos contra el líder cubano -Fidel ha sobrevivido a más de 600-, y por el otro, estimula actitudes sociópatas de los niños y adolescentes norteamericanos, principales consumidores de estos juegos virtuales.
“Los niveles de violencia que impregnan este tipo de productos ya han producido la alarma en Estados Unidos. En 2006 uno de los juegos más agresivos, el ´GTA San Andreas´, fue denunciado en los tribunales de Alabama de haber provocado que un adolescente asesinara a tres hombres, dos de ellos policías”.CVV
                                                                                                                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada