sábado, 2 de mayo de 2015

Breves historias Jornaleras (La Jornada, una empresa que nació con objetivos sociales y no mercantiles)



                                           

   Fue concebida como una empresa de trabajadores para los lectores


Juan Balboa

Ciudad de México, 2mayo2015.- La empresa Demos, Desarrollo de Medios, S. A. de C. V. es la empresa editora del diario La Jornada. Es única en su tipo en toda la América Latina.

Su capital social está constituido, desde su nacimiento, por dos tipos de acciones: ordinarias y preferentes.

Las primeras son propiedad de todos aquellos que participaban en el inició de su nacimiento en la elaboración editorial y administrativa del periódico (periodistas, escritores, investigadores, trabajadores de administración, etcétera), y tienen voto pleno en la Asamblea General Ordinaria anual para nombrar a los máximos directivos del diario, vigilar las finanzas y decidir la política editorial.

Todos –actualmente unos 140, de los cuales viven unos 60 socios fundadores- son dueños del periódico y tienen el mismo capital. Todos son iguales en la Asamblea de Accionistas. Ninguno de los accionistas ha recibido, en los 30 años de existencia de La Jornada, ningún dividendo por los beneficios obtenidos por la sociedad.

Los segundos poseedores de las acciones (preferentes), son aquellos inversionistas que con ánimo solidario -una gran mayoría artistas plásticos, cineastas, actores, escritores y miles de personas de la sociedad civil- aportaron capital para la consolidación del diario.

Estos inversionistas tienen voto limitado y las prerrogativas que les concede la Ley de Sociedades Mercantiles. Es importante insistir en que la empresa editora de La Jornada no es una cooperativa, es una sociedad anónima de capital variable, con características particulares en el mercado de medios de comunicación en todos los países de América Latina, en la cual sus verdaderos dueños son los propios trabajadores –columnistas, articulistas, reporteros, fotógrafos, caricaturistas, mesa y personal administrativo- o muchos que fueron sus trabajadores y actualmente trabajan en otros medios de comunicación.

Insisto, en Demos, Desarrollo de Medios, S. A. de C.V. ningún accionista puede tener una proporción mayor ni menor del capital social que los demás en las acciones comunes: los 140 trabajadores portadores actuales de las acciones comunes -desde la directora general hasta algún trabajador de producción o administración- tienen el mismo número de acciones.

La Jornada nació en 1984 como una empresa de comunicación no subordinada a intereses políticos particulares (oficiales o partidarios), ni a intereses empresariales. En el diario no existieron socios mayoritarios ni dineros gubernamentales o empresariales.

Desde sus inicios La Jornada centro su visión empresarial como una empresa eficiente y democrática, regida por criterios de rentabilidad y productividad, lo que le permitió independencia en su producción editorial y finanzas sanas. Fue la única empresa editorial que en sus primeros 15 años no mantuvo deudas con ningún grupo financiero,  bancos y, mucho menos, con el Estado.

Quisiera dar un reconocimiento público al trabajo de dos grandes periodistas y escritores que fueron el cerebro de ésta empresa peculiar de la América Latina: El entrañable periodista hidalguense Miguel Ángel Granados Chapa y el escritor quintanarroense Héctor Aguilar Camín.

Treinta años después, mayo del 2015, el panorama financiero es radicalmente diferente. Su crecimiento empresarial en sus primeros años fue paulatino, pero sólido en el crecimiento de sus activos y sin deuda alguna. Por ejemplo, no había el despilfarro de gastos y excesivos sueldos que ahora hay entre los altos y medios funcionarios que tienen a su cargo la edición del periódico.

Demos, Desarrollo de Medios, S. A. de C.V. tiene una empresa en donde se imprime el periódico: IMSA: Imprenta de Medios S. A. de C.V., así como varias filiales en estados de la república, filiales que hoy en día son la crítica de los trabajadores y socios porque sus dueños son un pequeño grupo de funcionarios que actualmente tienen a su cargo la producción editorial del periódico. CVV.

                                                                                              
                                                                                                                             
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada